PublicacionesNuestro Blog de Articulos y Ultimas Noticias

A la hora de clasificar los distintos tipos de maternidad subrogada que existen, o que establecen las distintas legislaciones podemos diferencias las siguientes: 

 

En función de la retribución económica a la gestante:

  • Subrogación altruista: es la que se realiza sin una motivación económica por parte de la mujer gestante. No admite el pago de una retribución económica a la gestante, pero sí una compensación por gastos y daños.
  • Subrogación comercial: es la que se realiza mediante el pago de una retribución económica a la gestante, que excede los gastos ocasionados y las molestias sufridas.  Es el típico caso de subrogación realizada en USA o en Ucrania donde la mujer gestante cobra un monto de dinero por brindar su capacidad de gestar.

 

En literatura inglesa, la maternidad subrogada comercial se denomina también “commercial surrogacy”, “womb for rent” o “womb-leasing”, para diferenciarla de la “surrogacy” que es el término usado, de modo general, para la subrogación altruista.

La diferencia entre ambas viene marcada por la retribución económica que se da a la gestante.

La Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología considera que “Payment for services is unacceptable; only reimbursement of reasonable expenses and compensation for loss of actual income should be considered” (El pago por servicios es inaceptable y sólo debe considerarse el reembolso de los gastos razonables y de compensación por pérdida de ingresos reales).

Como vemos, doctrinariamente la SERHE acepta el pago de compensaciones por gastos y por pérdida de ingresos, lo que nosotros denominamos lucro cesante.

Conforme la línea seguida por la mayoría de las sociedades y autoridades que están a favor de la maternidad subrogada, las gestantes deben recibir una justa y razonable compensación económica.   La razonabilidad significa un equilibrio que prevenga la mercantilización, que impida utilizar la subrogación para “evitarse” las molestias de un embarazo y otros tipos de banalización, y por otro lado que compense el tiempo, los inconvenientes, los riesgos y las molestias asociadas con el embarazo, el parto y el puerperio de la mujer gestante.

 

En función de la relación genética

  • Subrogación gestacional o plena (TRA o “full surrogacy”), la mujer gestante, no tiene relación genética con el embrión que se le transfiera.    La gestante sólo aporta la capacidad gestacional del útero, con las mismas características de renuncia explícita a los derechos sobre el/los niño/s nacidos mediante dicha técnica que tienen el resto de las TRA que incluyen donación (donación de gametos o donación de embriones).

A su vez, en este caso se pueden plantear 3 situaciones:  

1º) Se utilizan gametos de ambos padres: óvulo y espermatozoides son aportados por los padres intencionales

2º) Los dos gametos (óvulo y espermatozoide) proceden de donante o se recurre a embriones donados

3º) Un progenitor proporciona uno de los gametos mientras el otro procede de donación

  • Subrogación tradicional o parcial (RMA o “partial surrogacy”), la gestante tiene un vínculo genético con el feto, proporcionando el ovocito (óvulo), que normalmente no es manipulado, por lo que no se incluye en las TRA. Esta forma está casi en desuso, pues la evolución de la medicina, por un lado, y de otro, la idea de simplificar teóricos conflictos, ha hecho que sea la subrogación gestacional la técnica que se realiza de modo casi universal y la que goza del reconocimiento ético y legal.

 

En función de la relación con la mujer gestante

  • Subrogación intrafamiliar Cuando la mujer gestante pertenece a la familia de los padres intencionales, y tiene lazos consanguineos o de afinidad con ellos.  Esta relación puede plantearse entre coetáneos (hermanas, primas o familiares de la misma generación), o entre generaciones (de madre a hija, o viceversa)
  • Subrogación extrafamiliar: Cuando la mujer gestante no posee ningún tipo de relación familiar con los padres intencionales o comitentes.

Desde el punto de vista biológico o médico es irrelevante en cuanto a los resultados de la técnica de reproducción o la tasa de éxito. Los aspectos técnicos son independientes de la relación existente entre los padres y la gestante.

Aquí las principales preocupaciones surgen en la subrogación intrafamiliar (entre familiares) y son la posibilidad de coacción moral entre familiares,  y el desconcierto relacional (o confusión de roles familiares) para el recién nacido mediante subrogación intrafamiliar.

 

También podrán realizarse otras clasificaciones dependiendo de la pareja o persona que busca formar su familia, pero estas clasificaciones son las más relevantes jurídicamente y las utilizadas por varias legislaciones para prohibir, regular o permitir la subrogación uterina.

 

Dr. Juan Pablo Rojas Pascual

Abogado - Maternidad Subrogada

www.maternidadsubrogada.com.ar

 

 

Reciba novedades por email

Obtenga información, próximas publicaciones y novedades sobre Maternidad Subrogada.